NOICOS

18 oct. 2010

CONFESIONES INOPORTUNAS - primera parte

Recuerdo  que salí del bar enfadado, el alcohol no habia ayudado a resolver mis dudas, era  una noche fría y decidí caminar pues quería despejar las ideas que rondaban mi cabeza. Fué uno de esos días en los que te recriminas y escupes cosas feas al aire, era difícil poder entender mis sobresaltos  o cambios repentinos en el estado de ánimo y eso llegaba a ser muy irritante. Sin darme cuenta del tiempo transcurrido noté que habia llegado a un parque en el malecón de Miraflores , un faro de color blanco y azul me daba la bienvenida , desde ahí se podía ver el mar, era mi lugar favorito para momentos como este, solo quería sentarme y dejar fluir la imaginación. Decidí prender un cigarro cuando apareció ella delante de mí.
 - ¿Puedes dejar de fumar?-  dijo.
-  ¿Camila?, ¿qué haces aquí? – respondí sorprendido.
- hola Joaquín, no sé, ¿ahora debo  pedirte permiso cada vez que quiera salir a caminar?- respondió irónicamente.
- no, tienes razón, pero es muy tarde, casi medianoche y no imaginé encontrarte por acá- estaba desconcertado, no sabía que decir, creo que notó eso y agregó.
-  bueno, ¿te puedo acompañar?- preguntó cogiendo mis manos y regalándome una sonrisa, Camila era una chica que hasta hace poco solo veía en reuniones donde abundaba el licor y los cigarros, pocas veces habíamos intercambiado palabras. Es difícil recordar la razón que nos llevó a entablar una amistad o el intento de ello, pero desde hace ya unos meses salíamos con frecuencia, estaba poseído por todas sus ideas y formas de expresión, esta chica me daba tranquilidad, parecía entender bien mi personalidad y eso ayudaba a  mostrarme de forma honesta, esto último intuí le agradaba.
-claro que sí me gustaría mucho, acompañame- respondí a su pregunta y apagué el cigarro pues detestaba verme fumar.
Era invierno y el viento soplaba fuerte, había muy poca gente en la calle pues ya era muy tarde. Andamos por varios minutos sin volver a decir alguna palabra, el silencio era parte esencial de nuestra comunicación y creo recordar también era lo más sincero. El frío empezó a sentirse con más fuerza y usé eso como pretexto para poner mi brazo alrededor de ella a lo que respondió recostándose sutilmente sobre mí, seguimos caminando sintiendo el calor de nuestros cuerpos, ese aroma que aflora de su piel me llevaba a sentir ansiedad, Camila  lo notaba y creo que le parecía muy divertido.
Habíamos caminado bastante, el frío parecía haberse detenido, fue ahí que escuchamos una extraña melodía, nos miramos sorprendidos.
- ¿escuchas eso? O es mi imaginación- preguntó extrañada.
- me gustaría estar imaginando lo mismo que tú pero bueno, creo que el sonido viene de ahí, mira- le respondí señalando una banca,  había  un señor  tocando la guitarra, era una melodía muy triste pero que iba acorde con el ambiente. Decidimos sentamos cerca.
-qué raro el señor- comentó.
-sí, muy raro.
- ¿Qué es lo que te pasa Joaquín? Porque tan pensativo- preguntó.
- nada, es lo que suelo hacer cuando vengo aquí, pensar, mira a tu alrededor casi no hay nadie, creo que las personas vienen a esta hora con el propósito de meterse en sus ideas, en su mundo, a sentirse solitarias y  a disfrutar de todo el silencio que les rodea, es cómodo y muy esperanzador.
- ¡esperanzador! – respondió sorprendida.
- entonces vienes a buscar esperanza, ¿para qué o a qué?- volvió a preguntar.
-a la vida Cami, a todo lo que puede haber en ella, vengo por que este ambiente me inspira  a buscar solución a mis conflictos, alimenta mi alma con nuevos argumentos. Conversar con el mar, mirar las estrellas, recordar a las personas que se fueron y soñar con las que vendran, todo esto y quizás algo más es lo que suelo hacer en este lugar. ¿y tú qué haces por acá?
- quería verte y sabía que aquí te podía encontrar- noté su respuesta muy decidida, Camila siempre tenía todo claro, eso me agradaba, había encontrado en ella muchas actitudes que había olvidado o perdido con el tiempo y estando ahí juntos las volvía a recordar. No me bastaba con saber que habia venido por mí. Debía tener una razón más y como si leyera mi mente agregó.
- Joaquín, vine a buscarte, no hay mas, quería verte, deja de imaginarte cosas- sus palabras tenían razón, dejar de pensar todo sería mejor pero me costaba hacerlo e interpretar sus cortos mensajes era una interrogante que no podía pasar desapercibido, que significaba ¿quería verte?  Solo es sentarse y después irse, o quizás es algo más esperando un momento preciso, quizás debo decir algo o tal vez solo debo escuchar y esperar a que ella hable.
- ¡ya basta! Es imposible contigo.
- lo siento, mejor cambiemos de tema, ¿Cómo has estado?- y  pasamos ese momento un poco denso para conversar de las cosas que le habían sucedido en las últimas semanas. Comentó como le iba en el instituto (estudiaba ballet)  y me invitó a un recital en el que iba a participar al día siguiente por la noche, me pidió que asista y esté en primera fila, mi presencia era muy importante para ella y le haría muy feliz, esta chica en verdad me encantaba, sin ser fuera de lo común lograba hacer lo que ninguna otra persona antes había conseguido conmigo, teníamos una conexión especial  e intereses mutuos, sabía que nuestra relación era solo de amigos pero conforme pasaba el tiempo sentía que algo mas se podía estar dando. Admiraba su manera de hablar, y son muy pocas las veces que escucho pero verla soltando todas sus ideas realmente me daba mucho placer, disfrutaba contemplandola, saber que  sentía o como pensaba. Así pasamos casi una hora entre risas y miradas sutiles, producía tanta ternura en mi que inconscientemente salía a flote el deseo por querer besarla (le miraba los labios) pero nunca me animaría pues mi temor era mas grande y fuerte.
- y ahora que sigue- dijo mientras se amarraba su larga cabellera negra.
- bueno, creo que ya es tarde, ¿quieres que te acompañe a tu casa?– le dije con una voz triste, tenerla aquí no se volvería a repetir...no muy seguido.
- ¿en verdad quieres que me vaya? – me preguntó
- no hago lo que siempre quiero- sabia que muchas cosas podían causarme felicidad, pero depender de ellas me daba miedo, nadie te aseguraba que estén por siempre y  prefería alejarme de aquellas cosas o personas que causaban esas sensaciones tan profundas en mi. Estuvimos en silencio un rato, solo se escuchaban las olas del mar acariciando la orilla. Y fue ahí que volvió a decir.




-todo esto es agradable Joaquín pero es triste, no entiendo la razón de venir tan seguido puede hasta ser deprimente.
- Cami aquí existe una dependencia con todo el ambiente, vengo a expulsar todo lo que puedo tener dentro producto de mis experiencias y con el transcurrir de las horas encuentro respuestas las que convierto en historias, cuentos, relatos. Luego las comparto con mis amigos y también contigo, mientras las personas duermen todo cobra vida y se comunica, lo que para tí es tan solo un parque al costado del mar para mí es un espacio que alimenta mi alma y me permite continuar en la rutina de esta ciudad sin volverme loco.
- aun no respondes si es triste y deprimente.
- pues sí, lo es- noté que mi respuesta no era suficiente, se quedo callada por un momento y casi como un suspiro dijo.
-¿deja de pensar tanto si? A veces me cuesta entenderte, espero que jamaz prefieras quedarte en tu mundo de ideas sin vivir la realidad- bajo su cara, sentí que mi respuesta le causó pena.
- tú eres parte de mí realidad y me haces feliz, sería muy tonto dejarte por mis ideas.
- más tonto seria no hacer tus ideas realidad- por un instante sus palabras sonaron muy fuerte dentro de mí, ¿qué quiso decir?, sabía cuál era la respuesta el problema era saber si la quería escuchar. Estábamos ahí mirándonos, sentía como su alma me rosaba la piel hasta que una voz nos interrumpió.
-disculpen- el señor de la guitarra estaba parado frente a nosotros, llevaba un sombrero muy viejo y su ropa se veía maltratada, tenia la mirada gastada y su  barba blanca le rodeaba todo el rostro. Nos miró y sonriendo dijo.
- ya me iba y llegaron ustedes,  al verlos juntos muchas imágenes vinieron a mi mente y recordé todos los momentos felices que pase en este parque con una linda chica, que ya no veo pero extraño hasta el dia de hoy, si, nos sentábamos donde ustedes están y  fue por ella que aprendí a tocar la guitarra, ahora ella es un bonito recuerdo y todas las noches que puedo vengo a cantarle y a mantener vivo mis sentimientos, solo antes de irme quería agradecerles, verlos me hizo volver al pasado y  como pocas noches hicieron que toque canciones alegres, no les quito más tiempo chicos, hasta luego-  en ese momento nos quedamos mudos viendo como el señor se iba tarareando una canción y hasta parecía bailar…
- Joaquín, no fue tan mala idea venir hoy a verte- al soltar esas palabras los dos estallamos de la risa soltando todo el nerviosismo contenido, y sí tenia razón, fue una noche muy tierna y sincera llena de emociones nobles y acontecimientos fuera de lo común.
- entonces, ¿vas mañana al recital?
- claro, no pienso perdérmelo y aunque no me agrade vestirme de “elegante” hare una excepción pero no me pidas corbata.
-está bien, toma la entrada, es en la primera fila, se puntual, es muy importante para mí que vayas- sus palabras sonaron tan bien, esa noche ella había ido a buscarme porque tenía que asegurarse que yo vaya, una llamada por teléfono hubiera sido mas facil de esquivar pero su presencia me comprometia lo cual era agradable, ella me daba motivos para seguir viéndola y estaba en mi tomar la decisión de intentarlo o cerrar, como siempre, esta oportunidad.
-está bien mi cami, seré puntual y también me bañare.
-jajajajaja mas te vale. Bueno. Mis padres van a matarme porque ya es muy tarde pero  valió la pena venir, te veo mañana, te quiero- se acercó y me dio un beso en la mejilla. Se levantó y empezó a caminar, fue justo ahí que  entendí, ella no solo vino a invitarme al recital, quizo tambien conocer un poco de lo que soy cuando me encuentro en ese lugar,  algo especial estába pasando, verla esa noche ya no me daba pena, así no la volviera a ver sabia que mis sentimientos se acercaban a lo más sincero, me convertía en hombre y eso me empezaba a gustar.
Acabe de fumar la cajetilla de cigarros, recordé a las personas que había dejado ir alguna vez por mi egoísmo y obstinada soledad. Antes de irme saqué un lapicero de tinta azul (mi color favorito) y en una hoja me la pase escribiendo unas breves líneas pensando dárselas a Camila como regalo después de su audición, recuerdo que  llevaba como nombre: “sueños al mar”…
Me levanté y me dí cuenta que ya era demasiado tarde (estaba amaneciendo) es increible como se pasa el tiempo cuando de verdad disfrutas lo que estas haciendo, decidí ir a casa a dormir un poco o al menos intentarlo.


18 comentarios:

  1. Pensar en las personas que vendrán y en las que ya se fueron... ¿y las que estan ahi?
    El nombre Camila me encanta
    saludos pollon,

    ResponderEliminar
  2. gracias manolo, joaquin no ve ni vive el presente por eso extraña y sueña con todas las personas a su alrededor. cuantas veces nos hemos sentido asi...insatisfaccion.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge. Gracias por tu comentario en mi blog. Si te interesa leer a Cristina Rivera Garza puedes comenzar con su primera novela, "Nadie me verá llorar". Es excelente y así te haces un poco al estilo de vida en el México de principios del siglo XX. ¡Saludos y claro que te agregaré!

    ResponderEliminar
  4. Hola! qe linda historia C:, aunq tndra un continuara cierto? qe bueno que pasaras por mi blog, es un gusto conocer bloggers nuevos o bueno al menos de los que uno no se entera y tal C: .
    Bsos grandes
    y AH! te sigo!
    C:

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge, gracias por visitar mi blog. Me gusto mucho el post que has escrito, tiene algo que me llama mucho la atencion espero que tenga continuacion.
    Cuidate y saludos

    ResponderEliminar
  6. gracias por los comentarios, el domingo publico la segunda parte y espero que sea de su agrado.

    Infinitinfima: sabes de algún libro de ella que me pueda descargar? fuí a una libreria pero no encontre nada, se viene una feria del libro y quizas por ahí algo sepan. espero tu respuesta.

    Brekiaz: sí, soy nuevo en esto gracias por seguirme espero seguir en comunicación contigo!
    pd: esa canción me gustó! ya me la bajé! gracias!

    Jamilett: si el mundo fuera mas pequeño ya seriamos hermanos creo, que coincidencias eh! creo que lo que te llama la atencion es CAMILA tiene algo de esas personas como tú, me inspiré en una chica similar quizas a ti... ya sabes a lo que me refiero! un beso!

    ResponderEliminar
  7. por blogs como el tuyo es que me hice fan, buena historia y me gusta joaquin, espero hasta el domingo para leer la segunda parte.

    ResponderEliminar
  8. el miedo a la realidad es lo que me gusta de tu historia, esta muy bueno y vendre a ver la continuacion saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola jorge, como escribes, la musica y el fondo de tu blog hacen todo un ambiente muy misterioso y lleno de sueños. te felicito y te seguire eres de mis favoritos!
    pd: me gusta el nombre de la protagonista :P

    ResponderEliminar
  10. Hola Jorge,
    Linda historia, estoy ansiosa por la parte II de estas confesiones. Un abrazo :)
    Gracias por tus palabras en mi blog! Ya te estoy siguiendo. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. Buah, deja ganas de conocer la segunda parte!
    Me ha encantando..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Camila y Joaquín, linda historia. Espero ansiosa la segunda parte
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. He amado la parte dle hombre de la guitarra <3
    creo que Joaquín debe dejar de ponerle frenos a su vida y atreverse a vivir, bueno sobre todo a amar, si está tan loco por Camila y ella le corresponde no veo el porqué no atreverse, entiendo su miedo pero si no se atreve a amar nunca sabrá si las cosas hubieran funcionado o no y eso le causará más frustraciones en su vida
    escribes impreisonante, te sigo! espero leer pronto la segunda parte de esta historia
    besos!

    ResponderEliminar
  14. Hola!!! Muchas gracias por tu comentario! Anima, desde luego que sí ^^
    Me encantó la historia, tu forma de escribir, y Joaquín ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la historia!!

    Perdona que haya tardado tanto tiempo en pasarme por aquí... es que quería encontrar un buen momento para leerme bien la historia y poder expresar algo más que un simple: "gracias por pasar muy chula tu historia"

    Me he quedado reflejado aquí:

    "sabía que muchas cosas podían causarme felicidad, pero depender de ellas me daba miedo, nadie te aseguraba que estén por siempre y prefería alejarme de aquellas cosas o personas que causaban esas sensaciones tan profundas en mí."

    Yo también me he guiado por el miedo muchas veces no dejando paso a la confianza de saber que podía contar con esas personas y tampoco dejando que esas personas confíen en mí, me parecía arriesgado crear dicho vínculo porque sabía la felicidad que eso me traía y a su vez un miedo atroz de volver a sufrir como ya pasó otras veces.

    Vamos que lo comprendo xDD

    Me alegra que te inspiraran mis palabras ^^

    Yo creo que podríamos inspirarnos mutuamente, por ahora no suelo escribir historias, solo desahógos, pero creo que ya va siendo hora de lanzarme a hacer alguna historia.

    Cuídate, te sigo.

    ResponderEliminar
  16. me ha gustado mucho!
    un besito

    ResponderEliminar
  17. simplemente,me ha encantado enserio :O
    Sigue escribiendo así (baba)

    Besos :3

    ResponderEliminar
  18. es el colmo que recién lea tu blog, fue una sorpresa linda. Me gustó mucho, sólo debo ponerme al día con las historias jajaja
    Seré una fan más!

    ResponderEliminar