NOICOS

27 oct. 2010

CONFESIONES INOPORTUNAS - segunda parte


- ¡Joaquín levántate!, vas a llegar tarde a clases - si hay algo que desde niño siempre detesté, fue la sutil voz de mi madre al momento de despertarme, parecía disfrutar mucho el interrumpir mis sueños.
Era sábado, había dormido poco pero eso era ya algo común, tenía dos clases en la mañana, sin bañarme saqué un polo, me puse un pantalón y cogí unas zapatillas (nunca me ducho para ir a estudiar, detesto hacerlo) agarré mis cuadernos y me dirigí a la cocina a tomar desayuno.
-¿donde estuviste ayer? me quedé esperandote hasta que el sueño me venció, no me hagas esto jovencito, avísame cuando te demores, me preocupas.
- lo siento, fui al parque y no me percaté del tiempo.
- hasta cuando vas a vivir de esa manera, eso tarde o temprano va a repercutir en tu salud. No puedes descansar tan poco.
- lo sé, pero no me siento cansado y ya tendré otro momento para reposar - mi emociones a menudo  interrumpían o le ganaban al cansancio por mucho que fuese, además desde niño nunca pude conciliar el sueño más de 3 o 4 horas diarias, si descansaba más andaba todo el día atontado. Aproveché la conversación y el ánimo de preocupación que reflejó para pedirle algo.

- ¿Me haces un favor, puedes llevar el terno a la lavandería? Lo necesito para la noche - traté de hacer el comentario de la forma mas natural posible, pero fui obvio,  ella sabía muy bien que detestaba ponérmelo, el comentario le generó cierta curiosidad que no demoró en manifestar.
- ¿te vas a casar y no me has invitado? Al menos dime en que iglesia - esas eran respuestas muy comunes en Isabel, mi madre. Tenía un lenguaje exquisito lleno de ironías y sarcasmos, ella era una bella mujer que la vida tal vez no le había sido del todo justa, desde que tengo uso de razón fue madre soltera, nunca estuvo preparada para tener un hijo y eso se reflejó en mi crianza que quizás estuvo marcada en su mayoría por los errores o al menos eso siempre es lo que la escuché decir. Ella era  muchas cosas en mi vida, se comportaba de acuerdo a las circunstancias pues a veces podía ser mi amiga si necesitaba un consejo, mi hija cuando se portaba mal o hacia algo incorrecto, mi novia celosa si me veía pensando o saliendo con alguien y creo recordar que lo último que intentó ser fue cumplir el papel de madre.
- no me gustan los escándalos, y menos en mi matrimonio así que prefiero ahorrarte el llanto pero no te preocupes le pediré a unos amigos, si es que aun me quedan, que lo graben así lo podrás ver cuando gustes- nos reímos juntos del comentario, verme casado algún día era algo casi imposible pero sabía que le gustaba mucho conversar y fastidiarme con la idea, cogiéndome la cabeza me lanzó una mirada muy tierna y dijo –bueno hijo, y ahora si para que es el terno limpio.
- en la noche voy a un recital, ¿recuerdas que te hablé de Camila?, ella estudia ballet y hoy tiene su presentación en el teatro municipal, me pidió que asista por eso veo conveniente disfrazarme, bañarme y estar decente.
- está bien, no te preocupes en la noche tendrás todo listo - sonriendo, tomó su tasa de café bien cargado y disparó sus hermosos ojos marrones hacia mí, yo le respondí levantando las cejas, con esos gestos dimos por terminado el tema.


La mañana se veía esplendida con un sol radiante que empezaba a manifestarse en el horizonte, decidí salir en bicicleta, todo se veia perfecto para pasear un rato y sentir el aire correr por mi rostro, prendí el mp4 y salí por las calles a toda velocidad.
Al llegar a la escuela me encontré en la puerta con unos amigos, mientras me ponían al tanto de los trabajos pendientes fuimos caminando hasta llegar al salón. La mañana se paso lenta, el profesor de literatura nos puso un video sobre la vida y obra de Alejo Carpentier. No es que me interesara poco el tema pues lo considero uno de mis escritores favoritos, solo que andaba con la cabeza en otro lado, pensando cómo sería más tarde cuando vaya a ver a Camila, había disfrutado mucho conversar con ella la noche anterior, no sabia aun si estaba enamorado, me gustaba pero eso era normal, yo era en definitiva un chico que se entusiasmaba rápido y con ella empezaba a suceder eso.
Hacía mucho calor y cuando pensé que podía irme al fin,  vino la clase de filosofía, se pusieron a reflexionar y a conversar sobre la moral y la ética. Me parece incoherente tratar ese tema con gente que hoy en día muy poco les interesa practicar y saber que está bien o que está mal en su entorno, nadie respeta  o intenta ayudar a los demas, vivimos en una sociedad en la cual prima el beneficio de uno mismo a costa de todo, es repugnante ver a todos opinando de algo que jamás practicaran. En definitiva era  un curso que producía mucho fastidio en mi, opté por seguir sentado sumergido en mis ideas, ese tema no era de mi agrado y prefería evitarlo, por ahora.
Al salir de clases quise irme rápido, agarré la bicicleta y justo cuando estaba listo para partir alguien gritó mi nombre a lo lejos.
- ¡Joaquín!
- hola Daniela, no te vi en clases ¿Cómo estás?
- ¡claro! Como me vas a ver si todo el rato te la pasaste en la luna, andas volado últimamente. ¿Te pasa algo?- Daniela era la mejor amiga que tenía en la escuela, siempre se preocupaba por mí ayudándome muchas veces a pasar cursos que detestaba por creer que solo estaban para rellenar el ciclo académico, era una persona muy agradable, la consideraba alguien  especial pues demostraba que le importaba mucho mi amistad.
- no me pasa nada, es el calor que me tiene loco ya sabes que lo detesto.
- bueno, ¿vas en la noche a mi casa a estudiar? Quedamos hoy día si recuerdas- lo había olvidado por completo, no quería cancelarla, su mirada me causo tensión y ví en sus ojos cierto desagrado por mi silencio.
- sabes, ya fue, seguro te olvidaste y ya hiciste planes.
- bueno si, pero ¡espera! , ¿te parece bien a las 11?, ¡máximo 11 y media!, total nos vamos a quedar toda la noche estudiando, antes tengo que ir a una reunión que me es imposible postergar. ¿Qué dices?- la conocía bien y sabia que aceptaría.
- está bien, mira no tengo problemas con que te demores, pero si no puedes prefiero que digas la verdad a que me tengas esperando, eso si me molestaría- hablaba con fundamento pues varias veces por mis cambios esporádicos de ánimo termine dejándola plantada, todas me las perdonó y sabía que si le volvía a fallar volvería a perdonarme,  no se lo merecía al menos creia ser conciente de ello.
- juro por mi vida que estaré ahí.
- a ti te no te importa tu vida Joaquín, ya anda de una vez no te quito más tiempo nos vemos mas tarde.
- gracias ¡ah! Me olvidaba si puedes sácale un poco de pisco a tu papa, así estudiamos mejor. Adiós.
- ¡Alcoholico! jajajaja lo intentaré, besos...

Regresé a mi casa para almorzar, mientras lo hacía empecé a planear lo que vendria más tarde, debía tener todo bajo control, manejar varias alternativas y resultados para que nada me sorprenda sobre todo con Camila, debía dejar el miedo o esconderlo de mejor forma cosa que así no lo notara. Ella parecía ser "la chica"  y por ahora no había nada que me desvié o desprenda de esa idea. Terminé de almorzar y decidí leer un poco para matar el tiempo y tal vez así tranquilizar mi ansiedad, dejar volar la imaginación y sentirme parte de historias, novelas  o cuentos era algo que me fascinaba y me hacía ver la vida de una manera más práctica y sencilla.
Ya llegada la  noche decidí bañarme, mi madre tenía todo listo: el terno, las medias, el bivirí, los zapatos. Absolutamente todo estaba ordenado a los pies de mi cama.
Terminé de alistarme, le dí un beso a Isabel de agradecimiento por ayudarme, me pidió que me cuide y que regrese temprano pero no le respondi, era sábado y como tal podia terminar en cualquier lado conversando y llorando de las experiencias de la vida, solia hacer eso todos los fines de semana y solo aparecía en mi hogar a la mañana siguiente con el pan a tomar desayuno.
Salí de  la casa rumbo al teatro muy tranquilo estaba seguro que la iba a pasar bien, aunque cierta insatisfacción se empesaba a apoderar de mi al saber que solo duraría un par de horas, la maldita costumbre de tener todo planeado era algo que nunca dejaba pie a la improvisación ni a vivir los momentos de manera espontánea.




Al llegar intenté pasar desapercibido por los amigos de Camila pero fue imposible, ellos me reconocieron de inmediato, a la mayoría los conocía de reuniones o eventos desde hace muy poco, no me desagradaban y tampoco los consideraba geniales, solo prefería no hablar por el momento, fue imposible. Al verme rodeado por todos  tuve que fingir y ser muy educado, por suerte no teníamos las mismas entradas así que eso no duraría muchos minutos salvo que la cola de ingreso se demore. Uno de los chicos me observaba mucho, lo noté, hasta que decidió acercarse y me dijo.
- tú eres Joaquín ¿verdad?, Cami me había hablado mucho de ti y tenía curiosidad por conocerte, hola mi nombre es Sebastián - no estuvo bien mirarlo de pies a cabeza pero no pude evitarlo, ¿Quién era este tipo? ¿Por qué Camila tenía que hablarle a él de mí? La noche parecía empezar mal.
- ¡oh! Bien, al menos habla de mi, disculpa pero no sé qué decirte y no quiero sonar repetitivo al contarte algo que quizás ya sepas- le dije eso mientras le daba la mano y le regalaba una sonrisa muy diplomática. Imbécil.
- descuida solo me dijo que contigo siempre conversa y que disfruta mucho hacerlo, no te incomodes.
- para nada, y tu eres… ¿su amigo?, ¿algún familiar?- nunca lo había visto y me pareció extraña su gentileza.
- Bueno por ahora solo somos amigos, jajajajaja- sus palabras me advirtieron de algo que hasta el momento no había pasado por mi cabeza. ¿Qué quiso decir ese ridículo con esas palabras?  ¿Era algo más que un amigo? Quizás también salía con ella. Entonces decidí indagar un poco más pero la mala fortuna quiso en ese instante que no logré mi cometido, ambos ya estábamos dentro del teatro y fuimos separados por puertas distintas, yo iba a primera fila y el iba con todos los demás un poco más atrás.
- nos vemos más tarde, un placer conocerte- me dijo.
- igualmente- me quede con la curiosidad de saber de quién se trataba. Mientras buscaba mi asiento pude observar todo el teatro lleno, parecía que iba a ser una gran función.  Llegué al asiento que tenía mi número y vi a toda la familia de Camila (sus dos padres, su hermana y la abuela) sentados justo a mi lado, los conocía muy poco. Asi paso un rato hasta que su mama rompió el silencio y preguntó.
- y dime Joaquín ¿así te llamas verdad? ¿Qué estudias?-  sentí como todos pusieron los ojos sobre mí.
-así es señora mis padres me pusieron así, estudio Literatura - Luego la abuela añadió.
- ¿literatura?, entonces piensas morirte de hambre hijo.
- ¡mama por favor!- le reprochó el padre
- bueno, en realidad todos nos vamos a morir señora, algunos de hambre, otros quizás por cuestiones diferentes…
- o sea abuela Joaquín quiso decir que te vas a morir de vieja- la hermana de Camila lanzó ese comentario que lógicamente no fue tomado con mucho agrado por los demás, ella estaba sentada justo a mi lado, se acerco a mi oído y dijo.
- ¿a ti te gusta mi hermana no es cierto?- fui salvado por la función, se apagaron las luces y la pregunta quedo en el aire.

La obra empezó de forma fantastica, era la interpretación de “El lago de los cisnes” del compositor Piort Chaikovski. La historia trataba de una antigua leyenda alemana, en la que  Odette, una princesa es transformada en cisne por la acción perversa de un hechicero.
Después de una difícil lucha entre el cruel Von Rothbart y el príncipe Sigfrido, Odette es finalmente rescatada . Una historia en la que prevalece el poder del amor sobre la ambición y la traición.
Los tres actos fueron esplendidos, y Camila interpretando a Odette bailó maravillosamente. Al final la gente de pie empezó a aplaudir, algunos lloraban y otros muy emocionados pedían que se repita.
Al salir del teatro todos esperamos a Camila para felicitarla, sus amigos iban a  celebrarle una fiesta en un bar  y me invitaron creo por cortesía. Estuvimos en la puerta alrededor de media hora hasta que por fin salió. Sus padres y amigos la saludaron, mientras esperaba mi turno ví al chico que me hizo las preguntas raras acercarse a ella, le dió un ramo de flores y la tomó de las manos diciéndole algo al odio, ella sonrió. Después de eso mi saludo parecía estar de más así que decidí no felicitarla al menos no en ese momento. No entendía bien las cosas que estaban sucediendo ¿para qué me había invitado? ¿Quizás quería hacerme ver lo que pasaba con ese muchacho? todo fue incomodo pero mi obstinada terquedad y curiosidad por descubrir que relación tenia con el hicieron que me quede.
 

Ya en el bar, los tragos iban y venían, eso generó que todos se soltaran rapido, me incluyo, empecé a olvidar muchas cosas, y decidí actuar de forma más natural. La gente conversaba sobre diversos temas, yo fingí estar muy interesado y cómodo con lo que hablaban, por otro lado Camila conversaba mucho con ese chico y con una par de amigas más que recién llegaban al bar.
Al pasar un rato me sentí muy ebrio y su indiferencia empezó ya a fastidiarme, hablaba con todos menos conmigo, intentaba llamar su atención mirándole a los ojos pero ella solo me correspondía de lejos con una sonrisa mientras seguia disfrutando su conversacion con los demás. Lo único que generó en mí su conducta fue un vacio, con el transcurrir de las horas mi silencio era obvio pero nadie parecía notarlo, hubo un momento en el que una chica se acercó con otros planes o eso me pareció, se le veía interesada en conocerme e intercambiar palabras conmigo, al ver mi frialdad y poco interés al responderle me preguntó.
- ¿te pasa algo?
- sí, quiero un cigarro, disculpa ya vuelvo.
- te acompaño.
- No, mejor quédate quiero estar solo - decidí salir a fumar el único cigarro que me quedaba, no estaba disfrutando de la noche, todo era muy complejo, sentía muchas cosas y la persona por la que estaba ahí no me prestaba atención. De pronto una voz interrumpió mis ideas.
-¿todo bien?- Camila había salido a buscarme, supuse eso como algo bueno, entonces por un momento me alegré de saber que si le importaba mi presencia en ese lugar.
- Cami, que sorpresa, por cierto nunca te felicité, estuviste genial.
- gracias…- y volvió el silencio que tantas veces nos acompaño a los dos.
- ¿quieres caminar?- le pregunté, había ido para conversar y estar con ella y no quería desaprovechar esa oportunidad ahora que estábamos solos.
- no creo que sea buena idea, mis amigos están adentro y estaría mal que los deje, lo siento - su respuesta era lógica ahora que lo pienso pero en ese momento con los tragos encima nada podía parecer lógico, sentí un rechazo, un desprecio y eso me molestó.
-dime en verdad que solo es por tus amigos.
¡Joaquín que pegunta! ¿a que te refieres?
- no lo se, quizas tu enamorado no te deja.
- ¿quien?
- el chico que te regalo las flores, se les ve muy bien juntos.
- a veces me sales con unas ideas y cosas, el solo es un amigo, hablamos luego ¿sí? - eso terminó por matar el poco valor o atrevimiento que había adquirido producto del alcohol. Ahora sentía que mis palabras las tomaba sin importancia, al menos ya podia descartar que fueran algo mas que amigos, el siguiente punto era saber que pasaba entre ellos dos, descubrirlo me daba temor y por otra parte me lastimaba pues quizas habia construido ideas con alguien que no sentía ni veía lo mismo que yo, entonces sonó mi celular.
- ¿sí? ¿Quién es?- respondí, Camila aprovechó para irse de nuevo al bar mientras yo intentaba decirle que se quede y hablar por teléfono al mismo tiempo.
- Joaquín, hola soy yo Daniela, ¿donde andas?- había olvidado otra vez que tenía que ir a su casa, ya eran las 12 y media y volvía a fallarle, no se lo merecía pero no tenia cabeza en ese momento para resolverlo.
- Dani, lo siento tengo un problema estoy borracho y creo que no es buen momento para hablar, te llamo mañana.
- te lo dije, en verdad pensé que esta vez sería diferente, eres tan egoísta que no te importa arruinar a los demás, siempre eres tú y solo tú, ojala  cuando alguien te importe de verdad no te haga lo mismo, aunque quizás solo así aprenderás, eres un idiota Joaquín adiós - y me colgó
En verdad me importo poco quedar mal o tratar de explicarle, luego lo haría. Pero las últimas palabras dichas si entraron de forma violenta sobre mi cabeza, estaba pasando justo lo que dijo, sentía que a Camila no le importaba y me hacia lo que yo muchas veces hice con los demás, me estaba ignorando.

Decidí volver al bar, noté que todos estaban muy ebrios menos Camila, no tomaba mucho o quizás el alcohol nunca le producía alguna efecto distractor, felizmente pase desapercibido entre tanta gente borracha con las mismas manifestaciones y emociones, fue justo ahí que alguien se animó a poner música y la gente empezó a bailar. Con más valor me acerqué nuevamente a ella y le dije.
- ¿bailamos?
- ¡ay! Mmmm… está bien - ella actuó como si nada hubiera pasado afuera parecía ya no estar molesta conmigo, sabía que detestaba verme mal cuando tomaba así que traté de ser conciente de mis palabras y estar un poco más lúcido. Ya bailando le cogí las manos y ella se dejó recostándose en mi pecho. Me sentía nervioso y ansioso a la vez,  fue ahí que le dije.
- Camila hay muchas cosas que hago por ti y no entiendo cómo, no me obligas y aunque todo es porque te quiero mucho siempre termino arruinándolo, lo siento, el alcohol me vuelve estúpido o quizás ya no sé si es eso o eres tu… ya no se, mejor bailemos.
- ¡tonto! solo deja de pensar tanto, no trates de buscar una explicación a todo, tú mismo matas tus sentimientos al hacer eso - y se volvió a recostar en mi.
-¿tú que sabes de mis sentimientos?- le pregunté de forma muy directa.
- eres espontáneo y tierno, sé que no todos entran dentro de ti pues no lo permites, también se que nunca acabas de sacar todo por culpa de tus mentiras, tú mismo crees que eso es bueno y escondes todo en un universo alterno, te resistes a ser feliz, ¿por qué haces tan complicado? Niño algún día justo eso será lo que alguien quiera de ti ¡Lástima que lo guardes!- nunca la había escuchado hablar así, ¿qué significaba todo eso? ¿Desde cuándo tenia esas ideas? había definido mis conductas y eso me sorprendió. Me sentí atrapado, ahora yo era la presa y ella el cazador.
- ¡en qué momento de nuestra amistad yo me volví la chica y tú el pata que le habla duro! - dije eso mirando a varios lados y sonriendo.
- jajajajajaja Joaquín siempre has querido ser la chica, eso no es novedad – por un momento estábamos ahí juntos matándonos de risa, el trago se esfumaba cuando ella me hablaba de esa forma todo volvía a tener sentido, quizás eso necesitaba, no pensar tanto que hacía solo interactuar pues las veces que eso sucedió la pasamos genial, volvimos a sentarnos y pasamos así mucho rato conversando y riendo juntos. Como dije todo estuvo bien hasta que nuevamente alguien nos interrumpió.
- ¡hola! Discúlpame Joaquín pero me permites bailar con ella, ya la tuviste mucho rato y debe estar aburrida de estar solo contigo deja que se divierta con los demás jajajaja- era otra vez el chico del teatro, el que le había regalado las flores, lo miré moví mi cabeza esperando a que ella diga algo pero solo sonrió y se fue a bailar con él, ¿por qué siempre que todo andaba genial sucedían cosas como esta? No es que yo sea celoso, pues no me considero tal, pero aun no sabía que sucedía con Camila, todo era una suposición en mi cabeza y quizás también en mi corazón, ¿y este chico? ¿Qué tipo de relación tenia con ella? Empezaba a molestarme mucho su actitud. Seguí tomando y tomando y sentí como mi lado varonil empezaba a manifestarse, tenía la necesidad de violencia corriendo por las venas, eso era muy raro en mi.
Sentado en la mesa traté de contener mi colera metiendo mis manos a los bolsillos, fue justo ahi que encontré dentro del pantalon  el papel que pensaba darle, me empecé a sentir cansado y triste sin saber que hacer hasta que tomé la decisión de marcharme pues verme ahí era deprimente. Una vez más todo estaba acabando sin tener algo claro, vivo lleno de emociones muy pasajeras que no duran más que una noche, y así volvia a ser, me acerque a los dos y los interrumpí.
- disculpen, ya me voy, gracias por todo nos vemos, disfruten su noche.
- ¡gracias! El placer fue mío- respondió Sebastián, odio como  todos los hombres aprietan su mano cada vez que saludan o se despiden, mientras más fuerte es el apretón creen ser mas varoniles, estupideces. Ella estaba extrañadísima, muy pocas veces la ví de esa manera y es que sabía que yo podía estar molesto, pero de ahí a irme era algo que creo no tenía en mente. Empecé a caminar y Camila vino detrás de mi y cogiendome del brazo se acercó y casi susurrando dijo.
- si te pido que me lleves a mi casa, ¿me esperas un momento?, también estoy cansada - fue algo que no esperé, me encantó.
- solo te llevo si tu pagas el taxi.
- ¡que fresco eres! Entonces vamos caminando jajajajaja- de un momento a otro todo se arregló (creo que era la cuarta vez que me decía esto en la noche) se acercó a ese muchacho le dijo algo y él se alejo triste como sabiendo que sus opciones con ella se estaban acabando, Cami fue donde sus amigos agarró su chaqueta y empezó a despedirse mientras les decía a todos que se iba conmigo, Salí a fumar un cigarro me sentía genial ella apareció y sin darme cuenta  botó mi cigarro lo pisó y dijo.
- bueno, ¿nos vamos?
- jajajajajaja está bien.


Decidimos caminar, su casa estaba relativamente lejos pero eso no importaba, como en otras ocasiones no necesitamos conversar, yo le cogí la mano y ella aceptó y me agarró fuerte, todo parecía un sueño, estaba muy relajado y en vez de pensar tanto esta vez en que sería después o que estaba pensando decidí disfrutar el silencio de la noche, las calles estaban vacías, solo estábamos los dos, parecía que la ciudad era nuestra, era como si esas horas hubieran sido creadas para compartirlas con personas especiales sin necesidad de un lenguaje o palabras de por medio, era excitante, esplendido y así andamos hasta llegar a su casa.
- ¿quieres quedarte un rato?- me preguntó
- por supuesto.
- ok, no hagas mucha bulla puede que todos estén durmiendo.
- mejor nos quedamos en la puerta si gustas no hay problema.
- buena idea.
Nos sentamos en las escaleras de su casa, era el momento oportuno para conversar sobre nosotros, no había nadie que nos interrumpa ni nada que nos apure, era como si hubiéramos estado esperando este momento. Así que sin rodeos y tantas explicaciones le dije.
- ¿por qué fuiste a buscarme ayer?
- ¿por qué? quería que vinieras a verme bailar, además quería verte, ya te lo había dicho.
- ¿solo eso?
- Ah sí, también quería que hoy me traigas a mi casa jajajajaja
- eso podía hacerlo cualquiera, tu galán del bar por ejemplo.
- Por favor ya te dije que él es mi amigo, es lindo pero es como todos los demás.
- ¿y yo soy como todos?
- depende, cuando estas con mucha gente también eres uno más, actúas mucho, cuando estás conmigo te siento sincero, aunque te cuesta.
- cierto, tú haces eso en mi, pensé que no lo habías notado, solo contigo la calma llega y me amenaza con decir siempre la verdad. Siento eso riesgoso.
- volvemos a lo mismo Joaquín, entiende que eso a mí me gusta, ¿por qué crees que eso puede ser malo?
- No lo sé, es difícil, las confesiones son tan inoportunas a veces…
- espero que eso siga siendo así, tus cambios son para bien, y eso me agrada mucho, las confesiones no pueden ser inoportunas si son de verdad, no creas que son malas y es justo lo que busco, solo así cuando eres tú mismo, siento que te conozco de verdad, conmigo no vale nada más que la verdad.
- tengo algo para ti- metí mi mano al bolsillo.
- ¿un carro?
- ¡no! ¿Por qué un carro? jajajaja
- porque quiero uno.
- jajaja no pero bueno, ayer cuando me dejaste solo en el parque escribí algo. Espero que te guste - saque la hoja y se la dí, ella sonrió y sus ojos le brillaron. Se quedó pensando un momento,  de ahí me miró y dijo.





- ¿puedes leerlo? Por favor.- me agarró por sorpresa, en otra ocasión me hubiera gustado mucho la idea, el trago que había tomado me llenó de valor.
- está bien- recuerdo que la hoja llevaba por  nombre “sueños al mar” , Camila puso las manos en su mentón y me miró fijamente a la cara con mucha ansiedad.


“El andaba conversando con el mar, le contaba de historias que inventa todas las noches, solo a veces las estrellas muy risueñas bajaban a escucharlo y así el pasaba sus días de invierno en Lima.
Ella estaba sentada dentro de una habitacion, pretendía no ver más allá, la música y el baile eran su fuente de inspiración al momento de componer y construir de la vida y de sus ideales.
Y fue así que se conocieron, una casualidad los vínculo, y juntos no pararon de sonreír, ella le puso color a todas las historias y cambio los finales tristes por confesiones tibias y honestas. Y el inventó más espacios como la habitacion para que así ella tenga libertad de crear y expresar sutilmente sus pensamientos al mundo.
Ahora él le besa las manos y “le quiere bonito”, se despide para ir a conversar con la noche. Ella sonríe y le regala una dulce mirada para que no la olvide, en un cofre guarda unas cuantas palabras, y cuida que sean pocas pues son de verdad.

Y así pasaron a ser compañeros de sueños y hasta hoy no paran de llamarse con el alma cuando se extrañan, y siguen caminando solos en el mundo pero juntos se vuelven a reinventar”

Me quedé mirando al vacio, ella se volteó y dijo.
- que bella persona eres cuando hablas con el corazón, estoy enamorada de tus ideas, de tu manera de ver la vida, de todo lo que tratas de componer y cuando haces cosas como esta, creo que mas que alguien especial, encuentro en ti un compañero, un amigo con el que puedo compartir y hablar el mismo idioma. Si todo esto que te digo lo piensas mucho, Joaquín te juro que serás un huevon - estábamos sentados uno frente al otro, muy cerca, mirándonos, por la magnitud de sus palabras el  momento fue casi un contacto del alma. Yo tambien  encontraba en ella alguien con quien podia compartir mi mundo, mis ideas, nuestra conexión iba mas alla de buscar una  simple relacion amorosa,  su nombre y sus palabras eran sangre que corría por mis venas, y ahora empezaban a formar parte de mi destino, no tengo palabras para describir el momento que continuó, creo que estábamos a punto de besarnos pero fuimos interrumpidos por la inoportuna intervención de su abuela que salió por una ventana y dijo.
- hija, ahora que ya vas a estar con el literato, tendrás que trabajar bastante porque él se morirá de hambre y yo de vieja pero por ahora seremos dos bocas que alimentar - los dos nos asustamos, Camila no entendió el comentario pero yo sí y me causo gracia, la señora nos sonrió y cerró su ventana, había estado escuchando toda nuestra conversación, creo que después de todo le agradé, y si no hubiera sido por su inoportuna intervencion, hasta hubiera deseado de corazon que viva muchos años mas.
- ya tengo que entrar o mi mama saldrá y será muy incomodo.- me decía esto mientras nos teníamos sujetos de las manos. Si bien su abuela había estropeado todo no me sentía mal, ella me había demostrado muchas emociones esa noche.
- si está bien, ¿te llamo mañana?
- aja, espera hay algo más que tengo que decirte, Joaquín todo esto me da miedo - me respondió, me dio cólera que pensara así.
- ¿miedo?
-no sé, tengo miedo de hacerte daño, todas las personas que vienen a mi siempre terminan mal, me ha pasado varias veces y no quiero que suceda lo mismo contigo- volvió a decirme, su mirada reflejaba pena.
- ¿Cómo puedes pensar eso? ¡No me compares! Y tampoco pienses por mí, ahora si que no te entiendo - le respondí, sus palabras me ofendian, estaba preso de muchas emociones, me acerque le besé la mejilla y me di media vuelta, empecé a caminar sin decir nada mas.

Seguí andando sin rumbo, eran aproximadamente las 4 y media de la mañana y estaba lloviznando. Creo que el clima estaba  a 7 grados, era uno de los inviernos más fuertes en años pero todo eso no importó, estaba envuelto en una historia que ya no podia manejar y eso me tenía intranquilo, la paranoia se apoderaba de mí y ejercía demasiada presión. Cada paso que daba era desesperante y adictivo a la vez. Llegué a mi casa y como de costumbre no pude dormir, me quite la ropa y me senté al pie de la cama, estuve envuelto en papeles y cenizas de cigarros acompañados de un ron que tenia a medio tomar por bastante rato y fue así que las preguntas y dudas volvieron a rondar mi cabeza, la mañana empezó a asomarse por la ventana y yo estaba un dia mas sin dormir, de pronto una revelación se manifestó en mi cabeza quizas era la solución a mis problemas o era un arranque de locura producto de la borrachera, sin pensarlo mucho  agarré una casaca me puse un buzo, monté la bicicleta y salí en busca de alguien a toda velocidad...





22 comentarios:

  1. Es raro, rarísimo, que me encuentre con una historia extenssa que practicamente me obligue a leerla completa y quizás también a volver más de una vez sobre alguna línea.
    Me encantó el relato. Muy rico en ideas, situaciones y frases que te hacen pensar un poco más de lo normal. Un relato que aunque es extenso nunca te cansa. Al contrario, te atrapa más y más.
    Mis felicitaciones.
    Me fascinó también el texto que Él le escribe a Ella. simplemente hermoso sobretodo los últimos renglones que me quedaron haciendo eco.
    Además me reí mucho en las partes en que la abuela le recordaba el futuro que todo literato teme. También estudio literatura y me sentí por demás identificada.
    Muy buen texto!

    Un saludito! Un gusto!

    Al!

    ResponderEliminar
  2. He leido tu comentarion en mi blog,y me parecio muy justo pasar yo tmb por el tuyo...
    Y aunque a sido uno de las entradas mas largas que he visto, empeze a leer el primer parrafo y fue imposible parar, queria saber como terminaba la historia .. tienes una HERMOSA manera de escribir, explicas cada detalle, gesto... generas que logre "meterme" en la historia..Sigue escribiendo!
    Muchas gracias por pasar.. y te cuento que te sigo!! besitos!

    ResponderEliminar
  3. me dio nostálgia, me he reido, me molesté y tambien suspire con la historia, estoy enamorada de los personajes. es el post mas largo que he leido pero el mas bello, cuentas cada detalle que me siento participe de la historia, escribes grandioso jorge y deberias pensar hacer de esto algo mas grande y serio.
    un beso, ojala todo termine bien, joaquin me asusta al final... espero que solo sea mi imaginacion.

    ResponderEliminar
  4. Jorge el otro día que entré leí la primera parte de la historia, hoy la segunda y no me llega el momento de leer la tercera. Joaquin me recuerda en algunas cosas a mi, sin embargo camila me llena de ternura, no se, pero me pasa un poco como al protagonista y ya le estoy cogiendo cariño.
    Te felicito por el blog, espero impaciente el siguiente capitulo, y yo tambien pienso que deverías hacer esto un poco más grande...
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. tienes en joaquin un personaje bien armado y camila es un angel tierno y sencillo, gracias jorge con tu historia hiciste que vuelva a recordar momentos vividos y palabras olvidadas como las conversaciones entre ellos tambien los pensamientos de joaquin... Tienes una manera de escribir y contar las cosas que engancha, espero conocerte y ver que tan real es el personaje pues creo que lo has sacado de la vida real :) un besosososote! exitos!

    ResponderEliminar
  6. si, creo q esta un pokito largo pero era necesario, ahora estoy trabajando la tercera parte que tambien la pondre pronto! como en toda historia joaquin como protagonista tiene algo de las emociones o formas de pensar del autor pero no todo, es un personaje que vengo construyendo desde hace un par de meses y camila simplemente es... demsensialmente atractiva.

    ResponderEliminar
  7. "que bella persona eres cuando hablas con el corazón, estoy enamorada de tus ideas" excelente frase! Me Gusta mucho como escribes!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario^^ Con más tiempo y paciencia leo la primera y segunda parte, para lugo comentar como corresponde. Me gusta mucho el estilo y las fotos.
    Mucha suerte, cuidate!

    ResponderEliminar
  9. Publica un libro, pero ya!
    Increíble, te lo prometo.. tanto, que no sé ni que decirte.. (:

    Un beso de tu nueva seguidora!

    ResponderEliminar
  10. Jaja, creo que decirte 'es de las entradas mas largas pero mas grandiosas que eh leido', esta demas. Truco viejo y trillado; así que mejor te diré, que hs sido todo un gustazo encontrarme con tu comentario en mi blog y mas aun leerte un rato. Muy buena entrada, nos seguimos leyendo, querido Jorge (eso sí, tengo serios problemas con tu nombre).

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu comentario :) Jaja me alegra que te guste mi nombre, en mi país es bastante común y a veces siento que no me da mucha personalidad (pero igual es lindo).
    Me encantó como escribís, muy buen texto. Besos!

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por pasarte por mi blog :)
    Muy linda entrada, aunque la volveré a leer con mas calma, porque hoy no tenia mucho tiempo, asi que te sigo :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Buenas! el otro día no entendí demasiado bien el comentario que me dejaste! Que soy lo que andabas pensando para un personaje? jeje
    Muy bueno el blog por cierto! Saludoos

    ResponderEliminar
  14. WOW! Es increíble como escribis, me leí la historia entera, y simplemente me encantó. "¿te vas a casar y no me has invitado? Al menos dime en que iglesia" la madre, una genia :D Y después la abuela cuando los interrumpe en medio del momento romántico: "hija, ahora que ya vas a estar con el literato, tendrás que trabajar bastante porque él se morirá de hambre y yo de vieja pero por ahora seremos dos bocas que alimentar" jajajaja, esto si que me ha hecho reír. ¡Y a Sebastián cómo lo odie!
    Me encanta la personalidad de Joaquín, y cómo puede Camila logra ver a través de él.

    Espero con ansias la continuación de la historia ^^
    Nos leemos :)
    P.D.: ¡Muy buena la música de fondo!

    ResponderEliminar
  15. Joaquin cuando piensa mucho las cosas le salen mal, debria considerar solo dejarse llevar por los sentimientos, no controlarlos.
    Camila y debo aceptarlo es quizas en parte el modelo de mujer que siempre he tenido en la cabeza para mi, aveces encuentro camilas que me atrapan, me enamoran y me hacen escribir historias como esta. Gracias por los comentarios, me gustaron mucho sobre todo me conmovieron cuando los lei borracho! un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola de nuevo! Vale, ahora si que he entendido lo que me dijiste! Muchas gracias por la aclaración :) Y me alegro de haberte servido de inspiración ( o algo así). Te sigo yo también, escribes muy lindo

    ResponderEliminar
  17. gracias por seguirme!=)
    yo también me iré pasando por tu blog cuando pueda.

    unbesitto!=)

    ResponderEliminar
  18. es como todo: hay cosas que ni que. :/
    "T" me sonrojaste y me hiciste reir un poco! tengo que mejorar ese aspecto lo se! vamos de a pocos y por partes, gracias por visitar mi blog y espero recibir mas seguido esos comentarios que ayudan mucho y nutren para intentar hacer las cosas mejor (no me pareces pesada), sigamos en comunicación. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Ahora que pude leerla con calma y entera, debo decirte que es una de las historias mas lindas que he leido (y que quiero seguir leyendo). Me gustaron muchisimo los personajes, y casi casi que me sale una lagrima. Escribes MUY bonito!
    Te sigo :)
    Ah, gracias por pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  20. Bff tú si que escribes genial, es una pasada. Yo estoy escribiendo algo acerca de mí, de mi vida. Pero nosé, no me gusta publicar cosas demasiado íntimas, ya me entiendes.
    Gracias por el comentario. Te sigo:)

    ResponderEliminar
  21. Desgraciadamente cuando nos ocurren malas experiencias en el amor tememos amar de nuevo y nos volvemos incapaces de confiar pero basta con que llegue la persona indicada que te haga creer de nuevo en el amor y te ayude a sanar esas heridas del pasado.
    Amo como escribes, espero leerte pronto. Besos!

    ResponderEliminar
  22. No podia comentarte la primera entrada sinceramente me atrapo, me hizo llorar reir pero la pregunta... por que no la llamo, la busco... JODER :( me encanto te sigo :) en verdad tienes mucho talento ^^

    ResponderEliminar