NOICOS

14 jun. 2011

ALBATROS (Charles Baudelaire)

Uno de mis poemas favoritos del libro “Las Flores del Mal” del máximo representante de los poetas malditos.
Sentado lejos de la ciudad todo se convirtió un día en realidad. Y el silencio se sinceró, mirando al cielo un ave bajó a mis pies y me contó un cuento que en mi vida paso a tener importancia. Ave solitaria e incomprendida, tienes un alma extraña que me cautiva.
Por distraerse, a veces, suelen los marineros
Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,
Que siguen, indolentes compañeros de viaje,
Al navío surcando los amargos abismos.

Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas,
Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,
Dejan penosamente arrastrando las alas,
Sus grandes alas blancas semejantes a remos.

Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!
Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!
¡Éste quema su pico, sádico, con la pipa,
Aquél, mima cojeando al planeador inválido!

El Poeta es igual a este señor del nublo,
Que habita la tormenta y ríe del ballestero.
Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,
Sus alas de gigante le impiden caminar.

3 comentarios:

  1. bella analogia, "las alas del pensante son tan grandes que no podrian volar en cielos tan reducidos chocan sus plumas en enfrentamiento intangible, y el reducido cielo se intimida ante su incapacidad por poder darle cabida y decide en su complejo elevar su miniatura gentileza por no quedarse mas chico" (extracto de un poema).

    ResponderEliminar