NOICOS

25 jun. 2011

SONETO XXV (Pablo Neruda)

¿Quien entiende a la soledad y a sus falsas promesas? ¡Todo al final por y con amor se transforma!
Antes de amarte, amor, nada era mío:
vacilé por las calles y las cosas:
nada contaba ni tenia nombre:
el mundo era del aire que esperaba.

Yo conocí salones cenicientos,
túneles habitados par la luna,
hangares crueles que se despedían,
preguntas que insistían en la arena.

Todo estaba vacio, muerto y mudo,
caído, abandonado y decaído,
todo era inalienablemente ajeno,

Todo era de los otros y de nadie,
hasta que tu belleza y tu pobreza
llenaron el otoño de regalos.



1 comentario:

  1. Anónimo24/12/11

    si, en realidad tienes razón, tu blog no difiere de otros, lo importante que es tuyo y tiene tu sello.

    ResponderEliminar