NOICOS

10 dic. 2011

A MI MADRE...

Hubo una vez en mi vida una bella mujer de ojos grandes y mirada profunda, de carácter muy fuerte pero muy dócil cuando el miedo la invadía, tan vanidosa que hizo de ella una de sus virtudes, tenía un lenguaje exquisito lleno de ironías y sarcasmos, directa para hablar y tan graciosa que con sus ocurrencias siempre te sacaba una sonrisa, llevaba con ella una chispa encantadora que a la persona más cerrada y fría la hacia sentir confianza en un instante.


Ella era una mujer que tal vez la vida no le fue del todo justa, desde que tengo uso de razón intento enseñarme que sonriendo se llevaban mejor los problemas y como muchas personas nunca estuvo preparada para tener hijos y eso se reflejó en mi crianza que quizás estuvo marcada en su mayoría por sus errores o al menos eso siempre es lo que la escuché decir. Ella era muchas cosas en mi vida, se comportaba de acuerdo a las circunstancias pues a veces podía ser mi amiga si necesitaba un consejo, mi hija cuando se portaba mal o hacia algo incorrecto, mi novia celosa si me veía pensando o saliendo con alguien y creo recordar que lo último que intentó ser en mi vida fue cumplir el papel de madre…


Que diferente es todo ahora que no estás, extrañaré las vueltas y vueltas que le dábamos a los problemas existenciales de la vida, la manera en cómo te preocupabas por que logre cumplir cada uno de mis sueños, las lágrimas que derramabas cuando me sentía triste pues sabias que era débil, lo exagerada que eras para decirme que yo era el mejor del mundo, tus ricas comidas que con el tiempo se hacían cada vez mejor, las tardes escuchando música, tus llamadas tratando de advertirme que mi juventud me podía hacer correr peligro, las refociladas en la cama, los besos con baba que tanto odiaba, las caricias con lágrimas y mocos, las miradas con levantada de ceja, extrañare absolutamente todo lo que me dabas y decías, hiciste de tus experiencias una bella novela y convertiste mi vida en tu obra maestra. Nunca fui fuerte y menos lo seré ahora que te extraño y te necesito. Descansa en paz mi gordita, nuestro amor seguirá creciendo con los años y por más vueltas que nos depare el destino siempre estaremos juntos. TE AMO.


7 comentarios:

  1. Anónimo10/12/11

    Una vida que inspira palabras así, que se ha ganado un amor así, es no sólo una vida que ha valido largamente la pena, sino además una vida que sigue viva, porque ha sabido colarse, germinar, renacer en otras. Ha trascendido, se ha hecho eterna. JC

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado con esta entrada... Yo a mi madre la tengo a mi lado, pero me falta mi padre, y a veces, muchas, necesito hablar así de él...yo creo que reconforta, y nos devuelve un trocito de lo que no podemos tener al lado... Un besote, y piensa que ella, está contigo de una forma u otra. Muacckkk

    ResponderEliminar
  3. Anónimo13/12/11

    Sobrino, pintaste con el mejor pincel el retrato de mi hermana, creo que nunca me he sentido asi, tan bien y mal, si se dejara extrañar, pera ahi siempre estará siempre con nosotros; te espero en casa.
    Tu tío
    Lucho

    ResponderEliminar
  4. estoy segura que una mamá que lea eso esté donde esté sentirá el orgullo de tener un hijo así.
    Es precioso, realmente bonito lo que escribiste.. Mucha fuerza! Besito.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo18/12/11

    es tan hermoso, es fasntastica la descripcion a tu madre, me has hecho extrañar tanto a la mia que me has dejado muchas lagrimas en el rostro, con un nudo en la garganta ante tanta belleza, ante tanto amor... que orgullo debe sentir tu madre al tenerte, envidio tus recuerdos y tu capacidad para mantenerla viva pues eso estas haciendo con estas palabras, transciende y se hace eterna. un abrazo mi poeta. Julio H.

    ResponderEliminar
  6. "hermoso" no termina de describir esta entrada, se me formo un nudo en la garganta al leerla, yo gracias a dios tengo a mi mama conmigo y la amo con todo el corazon, pero hace poco mas de un año perdi a mi abuelo, se que el esta conmigo en todo momento al igual que tu mama esta junto a ti, no te conosco ni tu a mi y me disculpo por meterme en un asunto tan personal como lo es este pequeño gran homenaje a una persona que, por como te expresas de ella, fue y seguira siendo muy importante para ti, pero no me pude aguantar las ganas de dejarte un comentario con mi opinion, concuerdo con el comentario anterior, con tus palabras manienes viva a tu madre.
    un placer leerte...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6/1/12

    Simplemente conmovida con cada palabra escrita. Esto nos recuerda que nadie es eterno, valoremos y amemos a las personas ahora!! No hay más tiempo que el hoy!!

    ResponderEliminar