NOICOS

29 dic. 2011

POR TU AUSENCIA...

Tengo miedo de la noche, de las verdades que escapan a la razón, de los temores que atormentan mi alma, tengo el corazón oscuro, herido y lleno de rabia por el sentimiento de una mujer que cuando se deja ver  baila y canta al compás de una pieza de Rocío Durcal. Sus ojos son dos estrellas  combinadas con una simpática sonrisa, sus manos son tan suaves como la seda y su voz es un susurro tierno y lleno de calma, el viento de la noche trae viva su imagen y la idea de verla y oírla me tienen atrapado en un sueño real…
Tengo miedo del silencio, de los recuerdos eternos, del placer a la soledad y del dolor que este causa en “mi noche buena”, su pálido rostro, su forma de amar, sus locuras, su bondad, su nombre, llevo tatuada su alma en la mía y eso me envuelve y convierte los momentos de mi vida en una ligera llovizna de verano, aun te busco en la sombra de mi habitación aferrándome a un dulce recuerdo, eres mi necia paranoia que no se resigna a la existencia de un adiós…
Es entonces que a mi alrededor todo empieza otra vez, vuelvo a la realidad pero ahora es menos placentera, son las 5 de la mañana y nuevamente me veo atrapado en un sueño real, por lo menos siempre he creído que a esta hora el mundo todavía me pertenece y todas mis fantasías juegan a ser algo o alguien, los minutos pasan lentamente mientras imagino conversaciones y creo ideas en la que se mezclan muchas situaciones extrañas, todo esto sucede mientras el sol aparece por mi ventana y mi madre lentamente me va susurrando al oído:  “papacito, aquí estoy…”  aun estoy dormido aunque sepa que eso no es verdad…

2 comentarios:

  1. hermoso!!
    Me encanta tu blog! y la música acompaña mágicamente la lectura!

    Bs!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno!! Escribe de joseph y yo jejeje

    ResponderEliminar